martes, 23 de octubre de 2012

Restaurar un mueble antiguo de madera


La restauración de elementos antiguos es una actividad con una demanda en continuo ascenso. A mitad de camino entre arte y oficio, el trabajo de restaurador de antigüedades es una ocupación que no tiene escuela ni academias, aunque si grandes maestros.
En estos últimos meses en los que la crisis económica está acaparando casi cualquier conversación, el gasto en decoración se percibe como superfluo.
Sin embargo, decorar no significa gastar mucho dinero. Es más, decorar, en ocasiones, puede querer decir recuperar, renovar, reciclar, mejorar, cambiar... y todos estos son sinónimos de ahorrar.
A continuación haremos una pequeña guía de cómo restaurar muebles antiguos de madera:
1.- Limpiar: para recuperar el aspecto original del mueble lo primero que hay que hacer es quitar el barniz o la pintura, y después echar un decapante que se aplicara con una brocha realizando movimientos circulares hasta cubrirlo entero. Una vez pasado el tiempo estipulado, se retirara con una espátula y se pasara una lana de acero impregnada de alcohol para eliminar cualquier resto.
2.- Preparación de la madera: se realiza un lijado simple de grado medio y cuando se acabe se pasa un trapo seco para eliminar el polvo.
3.- Eliminar parásitos: se aplica una capa de un producto insecticida por todo el mueble y sobre todo en los agujeros que veamos.
4.- Reparar la superficie: usaremos una cera de emplastecer para tapar las posibles grietas, golpes, agujeros… y una vez seca se eliminara el sobrante.
5.- Acabado de la restauración con tinte, barniz o pintura: una vez finalizado todo el proceso, elegiremos el acabado deseado.
Si nos decidiéramos por el tinte, lo aplicaremos con una brocha y siempre en el mismo sentido.
Si fuese pintura o barniz, antes de nada habría que echar tapa poros para impermeabilizar la pieza y protegerla, después pasar una lija media y limpiar el polvo.
Para la pintura, escogeremos una especial para madera y la aplicaremos con una brocha, una vez seca hay que pasar una lija y limpiar el polvo, repetiremos este proceso por cada capa echada.
Para el barniz, se aplicara con una brocha plana dando pasadas largas de un extremo a otro de la superficie a tratar. Tras el proceso se lija la superficie y se limpia el polvo.

RESUMEN: A día de hoy tenemos que ver que sale más económico a nuestro bolsillo si restaurar un mueble o comprar uno nuevo. Pero si hay que tener en cuenta que cualquier persona con un poco de maña puede ser capaz de restaurar un mueble con sus propias manos siguiendo cualquier guía de reparación de muebles y teniendo los utensilios adecuados para ello, aunque para aquellas personas que no dispongan de tiempo siempre existen centros de antigüedades para que lo restauren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario