sábado, 14 de septiembre de 2013

He aprendido a pintar una casa

Si mi novia quiere que pinte, yo pinto Pintando y decarando la casa

 Yo soy de esas personas cómodas que prefiere que se lo den todo hecho, y gustosamente pago porque alguien haga por mi cosas que por los motivos que sean, no estoy dispuesto a hacer y una de ellas es pintar la casa... hasta que conocí a mi novia y comenzaron los cambios en mi vida. ¿Que no quieres pintar la casa? ¡No te preocupes cariño, yo lo hago! dijo ella con voz melosa, y a los treinta segundos ahí estaba yo en la tienda de decoración, comprando un montón de latas de pintura y toda la parafernalia para pintar la casa.

Tres eternos días con sus respectivas noches he tardado entre unas cosas y otras, menos mal que antes de ponerme manos a la obra, se me ocurrió buscar en Internet los vídeos de Arqhys decoracion y gracias a ellos no he metido la pata, como suelo normalmente hacer en esto del bricolaje. El que mejor me ha servido para planificar todo el trabajo de pintura ha sido éste: y me he quedado sorprendido del montón de cosas que podemos hacer nosotros mismos, para dejar la casa totalmente a nuestro gusto. Bueno, en mi caso al gusto de mi novia, que me temo ya está pensando en hacer reformas en la cocina, y tengo todas las papeletas de que me toque a mi hacer todo el trabajo. ¡Como de costumbre!

 Hay un refrán español que dice que más sabe el diablo por viejo que por diablo, y a ella le he ocultado el as en la manga que suponen los vídeos de Arqhys, que te ahorran un montón de tiempo, de trabajo y dinero, así que he guardado la url en los marcadores tanto del portátil como del móvil, para anticiparme a las ideas de mi novia en materia de decoración, a la que por cierto voy a ver que le puedo sacar a cambio. Y si cuela, cuela...

No hay comentarios:

Publicar un comentario