sábado, 14 de diciembre de 2013

Adquirir muebles por medio de una subasta

Javier Carro y sus ideas para las empresas Subastas entre empresas
Cuando pensamos o hablamos de las subastas, tenemos la tendencia a imaginarnos situaciones sombrías con subasteros mafiosos, largos y tediosos procesos judiciales, y algún listillo corrupto de esos que suelen medrar en los partidos políticos, llevándose sus jugosos sobres repletos de comisiones, como bien nos ha metido en nuestro subconsciente, toda una pléyade de peliculas conocidas como de cine negro. Y nada más lejos de la realidad. En el sector del mueble por poner un ejemplo propio de la temática de este blog, de siempre hubo picos puntuales de producción no correspondida por la demanda de compradores, y un stock siempre grande o muy grande de existencias no vendidas.

Ahora con el historia esta de la estafa a la que hacen llamar crisis, hay muchísimas empresas nacionales e internacionales incluso, con los almacenes llenos de mercancías sin vender. Muebles, que simplemente están allí pillando polvo y ocupando un espacio, que vendría muy bien para otros menesteres.

 Es en momentos así, cuando las ideas para dar salida a esos excendentes de producción son verdaderamente bienvenidas, y el dinero que se invierte en un asesor mercantil como por ejemplo Javier Carro, es de las mejores decisiones empresariales que jamás se hayan podido tomar, pues sugirió el hacer una subasta de muebles, algo inédito en España, donde las empresas que aceptaran este consejo, sugerencia o recomendación, ponían allí los distintos lotes de muebles, y los compradores tanto particulares como corporativos, pujaban por ellos.

Subasta que en algunos lotes, se hizo a la inversa, pues incluían incluso obras de arte, procedentes de palacetes de coleccionistas, que por los motivos que sean, andan ahora buscando también el dar salida a unos muebles, que siempre y como mínimo, mantienen su valor. ¿Quien decía algo sobre los asesores de empresa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario