martes, 3 de diciembre de 2013

El mejor sofa es o debe ser tu lugar preferido

Un sofa es ideal para descansar El mejor sofa que existe
Recuerdo cuando estuve en el ejército, que a cualquier lugar donde pudiéramos descansar lo llamábamos el trono no sin cierto recochineo eso sí, pues así era como denominábamos también a una especie de cuartillo de la limpieza donde dormía el sargento chusquero, a pesar que en el ejército a ese lugar se le llamaba la camareta. Será que desde aquellos memorables tiempo me he aburguesado, pero ahora mi trono es mi sofá aún en contra de la definición que de sofá da la wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Sof%C3%A1 . Un trono desde el que vivo inimaginables aventuras acompañado de un libro de aventuras o con mi inseparable compañero el mando a distancia de la tele. En un caso ejercito mi imaginación y en el otro la vista, en las series de intriga y detectivescas a las que me he aficionado. A veces me quedo sopa en mi trono, en mi guarida, en mi sofá... pero eso es otra historia, que merece ser contada en otra ocasión.

 ¿Y cómo elegir un buen sofá? Pues sólo hay una forma: probándolo. Si voy acompañado, todo el mundo me aconseja que el sofá haga juego con el resto del mobiliario y/o con la decoración de la casa, cuando yo opino justo lo contrario. Primero mi comodidad, y luego si hay que cambiar algo, lo que se cambia es todo lo demás, que no estoy yo por renunciar a mi confort porque algo no quede bonito. ¡Anda ya! que como bien dice el refrán, ande yo caliente, y ríase la gente.

¿Y dónde comprar un buen sofá? Pues por extraño que parezca, yo mi mejor sofá me lo compré hace poco en Zaragoza, donde estuve por las fiestas del Pilar y había algo en el que me llamó poderosamente la atención, que me atraía, que me gritaba que debía ser suyo y no al revés, hasta que se me ocurrió probarlo y esa fue mi perdición, porque lo compré y desde luego que estoy más que satisfecho con la compra.

Aquí te dejo mi recomendación a la hora de comprar sofá Zaragoza y espero te salga tan bueno como a mi me salió el mío. Os dejo, que vuelvo a mi sofá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario