lunes, 10 de febrero de 2014

Un salon calido con una lampara Granada

Una lámpara Granada, para sentirse como en La Alhambra. Así es la lámpara estilo Granada

 Granada es una ciudad que me encanta por un montón de razones, una de ellas es la cultura que la ciudad dejaron un montón de pueblos, y que se nota en las manifestaciones culturales y también como no, en la decoración. La última vez que estuve allí, paramos en un tetería que estaba decorada al estilo de La Alhambra. Parecía como una extensión del famoso monumento granadino. Y me llamó mucho la atención el clima cálido que al local daba su iluminación, basada en una lámpara de forja Granada (la fruta, no la ciudad) según me dijeron sus propietarios, que en un rato me dieron una clase práctica de decoración gracias al uso de la iluminación y las lámparas árabes. Clase práctica que ¡vaya si he aprovechado! pues ya que estábamos hablando del tema, me dieron referencias de la mayoría de sus proveedores, a los que por supuesto visité.

Y uno de ellos de donde tomé la idea de poner en casa la misma iluminación que en la tetería con una lámpara grande, es Luz Árabe, que me sorprendieron tanto el inmenso catálogo como los precios, bastante ajustados, que todo hay que decirlo. En casa prefiero para trabajar una luz intensa, pero para tirarse tranquilamente en el sofá a ver la tele, oir música o echar un rato de charla con los amigos, no hay nada como la iluminación artística que descubrí en la tetería (no recuerdo el nombre, pero estaba en el barrio de la Chana, donde los bares de tapas). Y antes de volver a casa en este último viaje, apoveché para comparme una lámpara estilo Granada.

Os dejo la dirección en Internet de la lámpara: http://luzarabe.com/es/lamparas-grandes/159-lampara-grande-forma-granada.html, para que os hagáis una idea. El problema en casa llegó en la forma más insospechada, pues tengo un canario amaestrado suelto dentro de la casa, y se ha encaprichado de la lámpara.

Se pasa el día entero en ella, volviendo a su jaula únicamente para comer o beber, y no siempre, que cuando le pongo un poco de lechuga, también se la lleva a la lámpara, su nueva casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario