miércoles, 23 de abril de 2014

Cómo llenar de libros todos los muebles

Hay una obsesión en la gente de imagino por aparentar, llenar de libros los salones de las casas. Pero no libros cualesquiera, sino colecciones completas de libros todos iguales, todos de uniforme, libros clónicos como yo les digo a quien se para a oirme o a leerme.

Es como predicar en el desierto, porque hay empresas como Ediciones Albores, que tienen unas ofertas de lo más tentadoras para que te hagas a un precio ridículo con cientos de libros para el salón de la casa, y claro, cuando ves esos precios lo raro es no aceptar esas ofertas. Y el caso es que el salón de mi casa y un par de habitaciones más, también están llenas de libros, pero de otra forma, de otra manera, de otro estilo.

Me explico, todos mis libros son distintos, de distintos autores y de prácticamente todas las materias posibles. Y mis libros tienen algo que no tienen esas colecciones de libros de diseño, y es la peculiaridad si se le puede llamar así, de haber compartido conmigo un montón de horas, pues todos los libros que tengo, absolutamente todos, los he leído. Y algunos de ellos, los he leído varias veces, y probablemente vuelva a leerlos varias veces más.

 Yo es que adoro los libros. Son tantas las historias y misterios que he vivido gracias a ellos, que les estoy sumamente agradecido. Es tanto lo que he aprendido, que me siento en deuda con ellos, y volviendo al tema de las colecciones de libros, yo también las compro pero procuro en la medida de lo posible que sean libros de los que tengo la certeza que también voy a leer y a releer.

¡Es tanto lo que me queda por aprender, que me gustaría poder vivir la vida al menos varias veces, para así poder tener más tiempo de seguir leyendo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario