miércoles, 21 de mayo de 2014

Los muebles que son joyeros ocultos

Una de las máximas entre las personas que intentan que sus más valiosas pertenencias no caigan en manos de los amigos de lo ajeno, es que no se sepa dónde están ocultos los objetos de valor, entre los que destacan el dinero, las joyas y como no, el oro. Y para ello recurren a los joyeros de sobremesa, que es donde se guardan una o dos piezas de oro y toda la joyería de bisutería.

El oro, las piezas de joyería, y los objetos de valor, se guardan en un mueble con apariencia normal, pero donde los ladrones si llegan a registrarlo, no sean capaces de encontrar nada. Ya desde la época de los egipcios y las pirámides, se hacían compartimentos secretos en los muebles, donde ocultar precisamente el oro de los ladrones, que por lo visto son tan antiguos como la humanidad misma.

A estos compartimentos se accedía accionando en determinado orden, ciertos resortes camuflados como adornos en los muebles. Ingenioso mecanismo que aún hoy perdura, e incluso hay empresas especializadas en la fabricación de los mismos, con las máximas garantías de seguridad y confidencialidad.

Así hacen por ejemplo en los negocios de comprar oro que tan de moda están últimamente. Tienen una caja fuerte donde guardan una cantidad de dinero suficiente como para que los posibles asaltantes del establecimiento se den por satisfechos, y lo gordo está o suele estar oculto en un mueble con uno de estos compartimentos secretos. Hay quienes están más paranoicos aún, y tienen dos cajas fuertes y dos muebles joyeros camuflados, para así en caso de necesidad dios no lo quiera, hacer creer a los ladrones que están cooperando y que han entregado todo lo que tienen.

Iniciativa loable para caso de atraco, pero que caso de robo y si los ladrones tienen tiempo, lo mismo es una pésima idea. Tener el oro y los objetos preciosos y de valor en la caja de seguridad de un banco tampoco es una opción, que aquí quien te roba es el mismo banco. Y ya no se que más hacer, para proteger un oro que no tengo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario