miércoles, 18 de marzo de 2015

El estilo, la decoracion y el minimalismo

Las mejores sugerencias sobre estilo en la decoración de interiores. El estilo, no está reñido con el minimalismo para conseguir una buena decoración.

Cada vez que algún familiar o amigo visitaba mi casa, lo primero que me decían era que la tenía muy sosa y triste, porque no había adornos, ni cuadros, ni decoración, ni objetos bonitos y significativos, como en todas las casas. Pero a mí me gusta así. Soy amante del minimalismo. O más que eso, del mini mini mini minimalismo.

El síndrome del amigo Diógenes y yo, está claro que estamos condenados a nunca entendernos… Para mí, la estancia perfecta es aquella que está inundada de luz solar, tiene las paredes y cortinas de color blanco radiante, y cuenta con el menor número posible de muebles y objetos.

Adoro los espacios vacíos e iluminados hasta el extremo de resultar deslumbrantes. Reconozco que sobre estilo y decoración yo no tenía la más remota idea, ni ninguna noción. Y no sentía interés por aprender sobre esos temas hasta que conocí a mi amigo Paco. Paco es decorador de interiores y vive su trabajo con tanta pasión, que contagia a todo el que está cerca. Así, hace dos años, cuando compartimos piso en Madrid por motivos de trabajo, me transmitió todo ese entusiasmo y me hizo ver estos asuntos desde otra perspectiva.

Justo fue él quien me recomendó que leyera una web sobre estilo y decoracion muy interesante, en la que se trataban temas de estos desde ángulos variados y con gusto exquisito. Así que hoy me sorprendo a mí misma, estudiando la decoración de mi nuevo apartamento. Me lo entregaron el mes pasado, y después de la limpieza y orden inicial, empecé a verlo como un lienzo en blanco en el que debía crear algo especial. Mi casa. Mi refugio. El lugar donde pasaría el mayor tiempo de mi vida… Quería imprimir en él mi espíritu.

 Lo primero que analicé fue el colorido, la pintura de las paredes. No es lo mismo estar en una estancia de color negro, que en una de blanco radiante. ¿A que no? Pues siguiendo mis viejos gustos, lo primero que hice fue hacer pintar las paredes y techos del tono blanco más luminoso posible. A eso añadí preciosos estores de color igualmente blanco luminoso que han convertido las habitaciones en auténticos océanos de luz. Y por si fuera poco, para el futuro, ya estoy incluso pensando en hacer un rincón bonito para Laila. Laila es mi gata siamesa de 4 años. Una gran amiga que me acompaña y me da su cariño en mis horas bajas.

Porque ahora he comprendido que la decoración no es sólo colgar un bonito cuadro en la pared, sino crear espacios donde la vida sea más agradable, y eso incluye mejorar la existencia diaria de nuestros amigos los animales. Quiero que Laila se sienta cómoda en casa, que tenga su zona privada, un lugar donde afilarse las uñas, dormir a gusto e incluso esconderse en esos días en los que no quieres ver a nadie. Seguro que a ti también te ha pasado alguna vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario